¿Sabías que el agua caliente se congela más rápido que el agua fría?

Pero ¿por qué sucede esto? Un equipo de investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), la Universidad de Extremadura (UEx) y la Universidad de Sevilla (US) han encontrado las razones que podrían explicar el extraño efecto Mpemba, al menos en algunos supuestos.

Resultado de imagen para agua congelada

Los investigadores, que han publicado recientemente el hallazgo en el Physical Review Letters, han comprobado cómo se produce este fenómeno en fluidos granulares, es decir, aquellos que están compuestos por partículas que son muy pequeñas e interaccionan entre ellas perdiendo parte de su energía cinética. De esta forma, «podemos simular en un ordenador y realizar cálculos analíticos para saber cómo y cuándo va a ocurrir el efecto Mpemba», explica en un comunicado Antonio Lasanta, del Instituto Universitario sobre Modelización y Simulación en Fluidodinámica, Nanociencia y Matemática Industrial «Gregorio Millán Barbany», de la UC3M.

El equipo ha empleado los ingredientes mínimos para poder controlar su comportamiento. Esto les ha permitido entender en qué supuestos es más fácil que se produzca el efecto. «Hemos identificado algunos de los ingredientes para que ese efecto suceda en algunos sistemas físicos que podemos describir bien teóricamente», apuntan los investigadores Francisco Vega Reyes y Andrés Santos, del Instituto de Computación Científica Avanzada de la UEx.

 

Un poco de historia 

Aristóteles fue, en el siglo IV a. C., el primero que se dio cuenta de que el agua caliente se congela antes que el agua fría. El padre del empirismo científico, Francis Bacon, o el filósofo francés René Descartes, también se interesaron por este fenómeno que parece ir en contra de la intuición. En 1960 un colegial tanzano, Erasto Mpemba, explicó a su profesor en una clase que la mezcla de helado más caliente se congelaba más rápido que la fría. De esta anécdota nació el llamado efecto Mpemba, que fue analizado en las revistas educativas y de divulgación científica. Sin embargo, considerado apenas una anomalía o una curiosidad científica, sus causas y efectos apenas se han estudiado con rigurosidad hasta la actualidad.

Mariangel Zapata

Profesora de Química titulada en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador en la ciudad de Maturín, Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *